Para construir un futuro en nuestro país no debemos olvidar lo sucedido porque aquellas personas que olvidan su historia están condenados a repetirla y sobretodo en una patria que lleva años de guerra y que apenas  hace pocos años se ha pensado en tener lugares como la casa de la memoria donde podemos identificar esas historias ocurridas sin llevarlas al olvido. 

Todos de manera indirecta o directa hemos tenido que pasar por el conflicto armado, muchas de las personas líderes sociales de restitución de tierras, organizaciones de víctimas, violación a los derechos humanos que en algún momento protestaron contra esta violencia pagaron con su vida. Ana fabricia Cardona, Héctor Pacheco, Héctor Abad Gómez, Guillermo Gaviria Correa, Jaime Garzón  Fabiola Ladiende, Gilberto Echeverri, y muchos más son aquellos que han sabido resistirse a la violencia, protestar en contra del conflicto armado, son aquellos que le apostaron a la vida frente a la muerte partiendo del principio de la no violencia. Todos estos líderes nos enseñaron que las luchas no son las armas, todo lo contrario, parten desde el pensamiento, la acción, reafirmación y la reivindicación política sin el uso de la fuerza.   

Solamente indagando en las causas estructurales del conflicto armado es que todos nosotros podremos comprender por qué se ha hecho la guerra durante tanto tiempo. Nosotros como ciudadanos podremos trabajar en las garantías de la no repetición y así saber qué es lo que haremos  para que esta guerra no se vuelva a repetir.

Todas nuestras acciones y pensamientos deben estar dirigidos a que la barbarie no se vuelva a repetir, analizar la posibilidad de reconciliarnos, pensar en un futuro diferente sin dejar de luchar por aquello que queremos, sin recurrir a la violencia. Debemos buscar la paz, pero no una paz que nos suprima, que sea de igualdad social y oportunidades. Todos los colombianos debemos comprender que por más diálogos de paz que se hagan tenemos que empezar por nosotros mismos desde nuestra cotidianidad.

Desde que nos montamos en un bus, en el metro, cuando manejamos, salimos a las calles tenemos repuestas de guerras hacia los otros, por ese mismo miedo de defendernos y el miedo a la diferencia, ese temor a equivocarse y que la persona no piense igual a mí, la dificultad del diálogo con los demás, si alguien se nos cruza en el camino, lo empujamos, le gritamos e inmediatamente las reacciones son muy agresivos y es ahí donde se desata los resultados de años y años de guerra, es por eso que desde nosotros mismos como individuos debemos construir la paz, hacernos conscientes que son las cosas pequeñas que debemos cambiar para un verdadero fortalecimiento de paz, construcción, reparación, pero sobre todo la no repetición. 

Recuerda que en #miralopues realizamos nuestro contenido con mucho cariño, si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos, dale like y comenta. Así podremos seguir creando contenido de calidad, solo para ti.

5 1 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios