Cuando hablamos de perder peso se nos viene a la mente algo casi que imposible de lograr o muy difícil de conseguir. Tenemos que entender que la grasa son reservas de energía. Para que nuestro cerebro tenga más energía implica más probabilidades de supervivencia y no se puede olvidar que desde épocas anteriores vivíamos en un entorno donde la comida escaseaba y por eso aquellos que tuvieran la posibilidad de acumular la grasa y evitar perderla sobrevivían fácil, somos los herederos de esos humanos y esto tiene que ver mucho con nuestro cerebro. Si un chimpancé no tuviera pelo se parecería mucho a un fisicoculturista, pero el chimpancé tiene mucha más masa muscular y grasa que nosotros, la explicación es que porque tiene el cerebro mucho más pequeño que el de nosotros. Nuestro cerebro tiene muchas más ventajas pero es un cerebro muy hambriento y consume un 20% más de nuestra energía a pesar de representar solo el 2 % de nuestro cuerpo, entonces este cerebro tan hambriento juega una partida arriesgada con la comida y esto obliga a intercambiar la masa muscular por la grasa, nuestro cerebro desarrolla mecanismos para ganar grasa fácilmente y generar que haya más comida disponible.

Se debe tener en cuenta que debe existir un déficit calórico, las personas constantemente se cuestionan sobre la mejor forma para perder grasa, unos afirman que es mejor la dieta y otros mencionan al ejercicio como su mejor aliado. La combinación de ambas sería lo ideal, ya que se adquiere grandes resultados bastante notorios para reducir la grasa, pero no todas las personas son iguales y no cuentan con las mismas capacidades para realizar las dos al mismo tiempo. Para aquellas personas que sufren de obesidad y que requieren bajar de peso es recomendable empezar con una dieta, ya que no tienen la capacidad para generar ese gasto calórico a través de la actividad física y se fatigan rápido. Pero cuando las personas son delgadas y sedentarias que tienen poca masa muscular, restringir las calorías no sería el camino porque podría generar pérdida ósea y de masa muscular. Por otro lado hay un límite en la grasa que podemos usar como energía, para aquellos deportistas de alto rendimiento, es recomendable aumentar el porcentaje de proteínas y lo fundamental sería un buen descanso después de una larga actividad agotante y llevar una buena alimentación.

Mientras más masa muscular menos grasa, en cualquier caso que desees lograr tu pérdida de grasa es fundamental alimentarte de manera adecuada, sin dejar de lado los nutrientes que fortalecen a obtener un excelente rendimiento y gozar de una buena salud. No debes sobre esforzarte porque podrás causarte una lesión, el descanso es primordial, como mínimo 7 u 8 horas, cuidado con las dietas milagrosas, pueden causar daños severos inclusive hasta la muerte. Las pastillas, energizantes, té, aromáticas, inyecciones, quemadores de grasa y demás es mejor consultarlo con expertos en el tema que podrán guiarte y asesorarte de manera adecuada. No caigas en lo fácil, para generar un cambio es importante llevar un proceso y dedicación para obtener un buen resultado.

Si te ha gustado este artículo, dale like, compártelo con tus amigos y síguenos en Instagram como @miralo.pues

0 0 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios