Casi a todos nos gustan los animales, porque nos dan amor incondicional e iluminan nuestros días. Mucha gente también tiene una curiosidad enorme por conocer las especies exóticas, y generalmente es mucho más fácil y económico verlos enjaulados que en sus ecosistemas naturales. Por lo tanto, los zoológicos, los acuarios y los serpentarios son unos de atracciones favoritos de las familias. El sentimiento de mirar al ojo de un depredador inmenso de cerca es inolvidable, tanto como ser un testigo en el momento cuando las nutrias se agarran de las manos para quedarse juntas en sus siestas. En esos momentos algo se mueve dentro de nosotros, pero ¿es esto justo para los animales? 

En el año 2013 Tilicum, una orca capturada, se volvió conocida por su historia contada en el documental Blackfish. Brevemente, capturaron a Tilicum en la costa de Islandia y la llevaron a los EEUU a SeaWorld donde causaba muchos accidentes y hasta la muerte de 3 de sus entrenadores. El documento sigue la vida injusta de las orcas capturadas para entretener en los shows. Es casi imposible mirar todo el documental sin entristecerse o derramar lágrimas. 

A pesar de que ya habían muchos movimientos contra los acuarios y los shows de las orcas y delfines, este documental ya paso los límites de lo normal. Por la tristeza de ver a las orcas capturadas la gente dejaba de visitar este tipo de shows y posteriormente cerraron los delfinarios en algunas partes del mundo. SeaWorld también empezó a cambiar poco a poco su programa con las orcas, pero todavía tienen algunas orcas en sus shows.

El futuro del mundo sin acuarios y shows de los mamíferos marinos está más cerca, pero el viaje está apenas empezado. Por suerte Edge Innovations se han unido al camino cuando presentaron un prototipo de un delfín robótico realista. Edge Innovations ya es conocida en el mundo cinematográfico por sus robots y efectos especiales, pero ahora ellos están marcando su territorio también en la zona de los parques temáticos con su tierno delfín robot. Según el reportaje de RNZ, el diseñador e ingeniero que ha creado este delfín, Roger Holzberg, dice que el robot, de casi 300 kg, imita la fisiología del delfín nariz de botella real. Incluso sus partes interiores se parecen a lo que tiene un delfín adolescente. El robot también sabe escuchar y responder con los actos típicos de delfines, como cabeceando y dando chillidos. Por eso no es de sorprender que toda la gente que ha nadado con este delfín robótico ni se ha dado cuenta de que no es un animal real.

Fuente: Edge Innovations

Según el señor Holzberg, la batería del delfín tiene suficiente energía para 10 horas de autonomía y la vida útil en agua salada es de 10 años. Edge Innovations ya está haciendo modificaciones en sus delfines, como un orificio nasal funcional, y ha empezado la producción en masa. Ellos esperan que sus delfines robóticos van a remplazar a los animales reales de los acuarios. Así los animales no necesitarían sufrir más por nuestro entretenimiento y al mismo tiempo los negocios podrían continuar sus actividades sin problemas ecológicos ni éticos. En este momento Edge Innovations ya tienen solicitudes para los parques temáticos de China, o sea su futuro parece prometedor. 

¿Te gustaría nadar con este tierno delfín? Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales, comenta, dale like y ayúdanos a crecer para seguir creando contenido de calidad solo para ti.

5 1 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios