Tomar una buena foto tiene el mismo misticismo que hacer un buen trazo para una pintura, o llegar a conseguir el mismo cuadro. También en la mente se tiene la imagen que se desea obtener: se enfocan en detalles, en colores, en gestos, en la disposición de las cosas, en el rostro y el cuerpo que son fotografiados. A veces basta con haber encontrado un paisaje, uno que se lleva, tal vez del recuerdo, el estilo de una imagen única y singular, por supuesto, desde el punto de vista de quien toma la foto.

Johnny cuando toma una fotografía quiere alejar de su lente los fantasmas que cubren la imagen, en el recuadro de aquello sobre lo que extrae su belleza. Cada detalle importa, el ángulo, el enfoque de la cámara, la cantidad de luz que captura la cámara, la velocidad en que se toma la fotografía y muchos otros detalles. En lo que he podido observar de su arte me impresiona mucho las buenas fotografías que saca de todo, aunque haga maniobras de circense para acomodarse, siempre saca las fotos excepcionales y que como en un buen retrato, no es la persona, sino aquello de su personalidad, ese rasgo sutil, pero tan significativo que retrata y dice tanto de una persona. Lo suyo es el mundo de la imagen, de la captación de la luz es su forma más espléndida, ese es el ojo de Johnny, un ojo mágico, o simplemente una vista sencilla y no tan compleja que ve la belleza en la línea de una sonrisa, en una mirada que se esconde y descubre al mundo por primera vez…

Foto: Johnny Franco

Desde Miralopues le deseamos un Feliz cumpleaños, e invitamos a nuestros lectores que revisen su trabajo fotográfico, y de edición de video, de este artista de la imagen. 

Como siempre, comenta y comparte con tus más cercanos y déjale un mensajito a Johnny. También recuerda seguir la cuenta de Johnny en Instagram como @johnnyfrancoide y @plix.marketingdigital.

5 1 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios