Hoy nos asomamos a los espacios que no son tan deseables y pintorescos a la hora de habitarlos o cruzarlos de alguna manera. El término de no lugar fue creado por el antropólogo francés Marc Augé, dichas palabras dan cuenta de espacios en que el hombre  no habita, son lugares de paso, de mucha velocidad pues en ellos impera el anonimato y la soledad, es decir lugares donde es una proeza “el encuentro”. Es así que espacios como una calle junto a una autopista, un centro comercial, un supermercado, el transporte público, entre otros, son zonas con una alta población, pero donde a pesar de tanto tumulto, la compañía es un imposible y la soledad se levanta como una gran ola del mar. Así pues, creemos pertinente también pensar que esos no-lugares se convierten, a su vez, en espacios de exclusión, incluso de sí mismos (la interioridad), es decir que ni aún con nosotros mismos es posible estar. 

Pensemos ahora por ejemplo un lugar de la ciudad que nos repele, que nos haga cruzarlo a paso rápido y no detenernos bajo ninguna circunstancia. Para muchos este sitio es un barrio, una comuna, una calle, un muro, una esquina, un tipo de ruta de bus, etcétera. No puede ser otra pregunta la que nos atraviese que la de: ¿qué significan esos lugares y por qué se vuelven tan grises? por supuesto somos nosotros los que le damos un sentido y significado, además de un “lugar”, pero son finalmente las disposiciones de la ciudad las que terminan por dejar a un lado a estos sitios relegados, olvidados y excluidos, ya que como lo puede suponer el lector, nuestras ciudades no incluyen, sino que dispersan y alejan, como tapando con un dedo al sol, lo que, tristemente la ciudad margina e ignora.

¿Qué sitios de la ciudad no te gustan y por qué? Déjanos saberlo en los comentarios y comparte con tus amigos.

4 1 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios