Había recibido una llamada de mi amigo David y otros amigos, para subir a la montaña que queda atrás de nuestras casas, la mera idea me emocionaba, caminar es una de mis pasiones más queridas y subir una montaña parecía una proeza de la que el caminante corriente de ciudad no puede llenarse de gloria. Si bien el camino podría ser escarpado, hace poco fue intervenido por la alcaldía para construir un enorme parque que se llama Jardín circunvalar, el cual tiene una propuesta muy interesante pues no solo persigue frenar la expansión de la ciudad hacia las laderas de la montaña, recuperar espacios históricos (ya que allí se encuentran varios caminos de arrieros y próximo al sendero ecológico de piedras blancas), sino el de promover un hábitat sostenible donde las personas cultivan en huertas ecológicas que luego venden en la ciudad. La idea es realmente para aplaudir, puesto que no solo le devuelve un valor importantísimo a este sitio, sino que permite que sus habitantes se involucren en él de formas que antes no podían. Ahora, en cuanto a mi travesía por él fue menos que ortodoxa, porque mis amigos que acostumbran a tomar el lado más aventurero de las cosas, buscaban los atajos que hay en él, y así finalmente hacer una suerte de escalada por donde se encuentra el letrero de Jardín hasta la virgen que está en la cima… sí, como toda primera vez, los nervios y la emoción son un cóctel poco conveniente, pues me fijaba en detalle cada paso que daba y retrasaba a mis compas, y asi me hayan dejado un poco atrás, la recompensa sería llegar a la laguna de piedras blancas.

Fuente: Fernando Cadavid

A quienes les interese visitar este espacio, sepan que está ubicado en la comuna 8 Villa hermosa, es decir se puede llegar aquí tomando el bus Cootransmallat ruta 106. Este bus se puede agarrar en la carrera 44 con la calle 46 en el centro de la ciudad, y no está demás preguntarle al conductor del bus si sube hasta “el plan” que es donde junta lo urbano con la rural y la entrada de este proyecto arquitectónico. Luego, la siguiente opción es tomar un taxi que te suba por el barrio enciso, preferiblemente preguntarle al taxista antes de subirse si sabe llegar, puesto que las calles son, como veremos en un articulo futuro, complicadas.

Ahora, caminarse este espacio desde su entrada en Enciso hasta arriba donde está la virgen a paso tranquilo puede tardar entre hora y media y dos horas, para bajar puede ser lo mismo; no está demás agregar que quienes toman esta ruta para llegar hasta piedras blancas en Santa elena, pueden tardar hasta tres y cuatro horas. De la misma manera sugerimos tener buenas provisiones de agua, buen calzado y refrigerios para disfrutar en el camino. 

¿Han visitado las montañas que recorren Medellín o acampado en ellas? ¿qué tal su experiencia? ¿qué se han encontrado? ¿se perdieron? déjasnolo saber en los comentarios

0 0 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios