A todos no ha pasado que nos encontramos en nuestro momento perfecto, las cosas marchan de maravilla, ya sea a nivel personal, amoroso, económico o profesional, pero surge la duda que en cualquier momento todo pueda fallar y desbordarse, ya que en ocasiones sea por cultura, religión, estereotipos, no todo sea color  rosa y no terminas por disfrutar lo bueno que te está pasando en el momento con el miedo de que pase algo malo. Por lo general siempre decimos que tenemos miedo a las alturas, a la oscuridad, a los bichos, pero ¿miedo a ser feliz? Así es, también existe la Cherofobia. Las fobias se forman por un doble mecanismo el primero sería por algún trauma por cuestiones de ansiedad que hacen que un día te encuentres por ejemplo en un ascensor y te asuste un poco la idea porque esté tambaleando, el otro mecanismo sería por evitación y es donde no vuelves a subir por el ascensor.

Con la fobia a la felicidad ocurre exactamente lo mismo, cuando nos encontramos en algún momento pleno, agradable y de repente ocurre algo fuerte que hace que toda esa felicidad pase a ser todo lo contrario, nos sentimos sin esperanza por el miedo a algún acontecimiento en específico como una relación de pareja, amistad o vínculo familiar y llega esa pérdida afectiva en el momento menos esperado pensando que nunca iba a pasar, es aquí el origen de esta fobia. Una especie de escudo es lo que vivimos para no ser del todo felices, ya que no queremos caer en la misma trampa de pasar por lo mismo y lo que hacen es alejarse de la felicidad para no volver a repetir la escena.

Pero no todo es malo, también existe la cura para la chenofobia, hay que acercarnos poco a poco sin presiones, no sirve de nada que nos digan por qué eres o no feliz, de un día para otro no se solucionará, pero debemos tener en cuenta que los momentos de felicidad y de tristeza se van alternando en el trascurso de la vida, nos lleva a tomar conciencia del momento bueno y malo, nada es permanente, pero no debemos hacer un bloqueo a nuestros momentos de felicidad. No se te olvide vivir nuevas experiencias, los caminos son diferentes, no te impide que sigas viviendo, todo lo puedes superar, no te anticipes a las situaciones sin antes vivirlas y disfrutarlas. Si no sientes mejoría es  recomendable ir a terapia, recuerda que el hecho de visitar un psicólogo no quiere decir que estemos locos. Todas las fobias se solucionan con un acercamiento progresivamente y en momentos de seguridad y protección con sensibilización, poco a poco perdiendo ese estado de alerta, vive el momento actual, no te pierdas de las cosas buenas de la vida asume el riesgo, las cosas puede de que no salgan tan bien, pero también pueden salir de maravilla.

Si te ha gustado este artículo, dale like, compártelo con tus amigos y síguenos en Instagram como @miralo.pues

0 0 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios