Si no eres una persona que mire mucho hacia arriba, aquí tienes un recordatorio para que lo hagas, no te pierdas de ese azul que amena tus días aburridos de trabajo. Párchate al lado de la ventana y busca al canario que revolotea y piérdete en su aleteo. Deja que te lleve al árbol próximo a descansar en su sombra. En caso de estar en la cima de un edificio allí tienes nubes sobre las que embarcarte y asimilar su andar lento; velas cómo van pasando por encima de todo, se escurren entre otras y forman paquidermos de algodón que luchan contra gigantes.

No te olvides de él en tus noches negras y pesadas, bastará que empieces a contar estrellas, cuando hayas terminado seguramente habrás olvidado lo que te molestaba. En un rotico escapa de tu cotidianidad, siente el infinito desplegarse sobre ti en su inmenso mapa celeste lleno de cuásares, galaxias, estrellas, polvo espacial, agujeros negros… levanta las manos y haz esa seña con la mano como si las agarraras con tu mano, ahora es tuya esa estrella, una suerte de principito te estará esperando para hablarte de la rosa que le acompaña y puede que también te pida que le dibujes un corderito. 

0 0 vota
Valoración
Suscribirse
Notificar por
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Muestra todos los comentarios